Ermita de la Purísima Concepción

Es poca la documentación de la que se dispone de la Ermita de la Purísima Concepción. La primera la encontramos en la visita realizada a Blanca , el 16 de Septiembre del año 1701, por el Sr. Licenciado Juan  María Sanz, Visitador General del Obispado de Cartagena, que nos da a conocer que por haberse derribado la iglesia parroquial San Juan Evangelista para fabricarla de nuevo, los Santos Sacramentos se tomaban  en la Ermita de Nuestra Señora de La Concepción.

Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico Ilustrado, Historia de España y sus Posesiones de Ultramar y República de América ( Madrid 1850), cita:

 “A la entrada del pueblo se ven las paredes de la Ermita de la Concepción; en la misma línea y a una hora de distancia, la de San Roque. En varios puntos del campo existen hasta ocho ermitas más, y en ellas oyen misa los labradores de sus cercanías”

Es un edificio de Planta Rectangular, con tejado a dos aguas, sin adornos ornamentales, pero que tiene la singularidad de una campana pequeña que avisaba a los fieles de los oficios religiosos. Esta campana estaba situado en el lado opuesto a la puerta, encima de donde se situaba el Altar Mayor, y carecía de torre.

En ella se celebraba misa los domingos y se llevaba a la Virgen del Rosario un domingo de Octubre ( durante los Rosarios de la Aurora). Había una imagen de Santiago Apóstol que el día de su onomástica se sacaba en procesión y se hacia una jornada festiva.

Esta Ermita tuvo su importancia en el siglo XIX en la que fue utilizada como cementerio a causa de la epidemia de la fiebre amarilla, y por no estar construido aún el cementerio municipal.

Hay varias partidas de defunción que han dejado constancia de dichos enterramientos .

“En  la Villa de Blanca en diez y nueve de Noviembre de mil ochocientos diez y ocho murió Francisco López viuda della de María Cano , recibió los Santos Sacramentos. No testó por ser pobre ; se enterró en la hermita de la Concepción y para que conste lo firme, D. Josef Ramón Ximénez” ( Escrito en castellano antiguo)

En el año 1826 se comenzó a construir el primer cementerio y se dejó de enterrar allí. Una vez que la Iglesia Parroquial estuvo totalmente acabada, era poco el uso que se le daba a esta ermita, las reparaciones no se fueron efectuando y quedó en estado casi ruinoso, siendo adquirida por particular que la usa como almacén.

Forma parte de nuestra historia y su antigüedad es de más de 300 años.

Bibliografía: 

Texto de Ángel Rios Martínez, Cronista Oficial de Blanca, Libro de las fiestas de Blanca año 2008.